El amor y los mandamientos.

Que el que ama a Cristo cumpla los mandamientos de Cristo ("Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor." Juan 15,10) ¿Quién puede describir el versículo del amor del amor de Dios? ¿Quién es capaz de narrar la majestad de su hermosura? La altura a la cual el amor exalta es indescriptible. El amor nos une a Dios; "el amor cubre multitud de pecados" (Pro 10,12; 1Ped 4,8; Stg 5,20); el amor soporta todas las cosas, es paciente en todas las cosas. No hay nada vil, nada arrogante en el amor.

El amor no fomenta divisiones, el amor no hace sediciones, el amor hace todas las cosas de común acuerdo. En amor fueron hechos perfectos todos los elegidos de Dios; sin amor no hay nada agradable a Dios; en amor el Señor nos tomó para sí; por el amor que sintió hacia nosotros, Jesucristo nuestro Señor dio su sangre por nosotros por la voluntad de Dios, y su carne por nuestra carne, y su vida por nuestras vidas.

(Primera carta de Clemente a los Corintios).