Oraciones ante la muerte

Cada cultura y religión expresan oracionalmente sus peticiones ante la muerte. Conozcamos cómo rezan ante la muerte tres de las más importantes religiones:

* judaísmo
* cristianismo
* islamismo.

Judaísmo:
Recordación de los difuntos.
"Dios misericordioso, en tus manos están las almas de los vivos y los muertos. Ojalá tus consuelos nos alivien al recordar este sagrado día a nuestros parientes amados y honorables que se marcharon para su reposo; a nuestros queridos padres, la guirnalda de nuestras cabezas, nuestra propia reputación, que se esforzaron por encarrilarnos en el camino bueno y recto, enseñarnos tus leyes y preceptos, instruyéndonos a hacer justicia y amar la honradez. Te imploramos, oh Señor, dignes favorecernos para que podamos seguir en sus huellas hasta tanto exista aliento en nosotros. Sus almas reposen en la tierra de la vida contemplando tu esplendor y deleitándose en tu recompensa."
(del Sidur).


Cristianismo Católico:
"En tus manos, Padre de bondad, encomendamos el alma de nuestro hermano; nos sostiene la esperanza de que resucitará con Cristo en el último día con todos los que en Cristo han muerto. (Te damos gracias, Señor, por los beneficios derramados sobre tu siervo en su vida mortal, signo de tu bondad y manifestación de la comunión de tus santos.) Escucha nuestras oraciones, Dios de misericordia, para que se abran a tu siervo las puertas del paraíso, y nosotros, los que aún permanecemos en este mundo, nos consolemos mutuamente con palabras de fe (hasta que salgamos todos al encuentro de Cristo, y así, con nuestro hermano, gocemos en tu presencia).
Por Jesucristo nuestro Señor."
(De la oración de despedida del cuerpo en la Iglesia).


Islam:
"¡Dios mío! Sin duda este siervo Tuyo, hijo de Tu siervo y Tu sierva, se dirige a Ti y Tú eres el Mejor de los Destinos. ¡Dios mío!, no conocemos de él sino lo bueno y Tú eres más conocedor de él que nosotros. Si fue de los bienhechores increméntale en bien, y si fue de los malhechores toléralo y perdónalo. ¡Dios mío!, y establécelo ante Ti en lo más elevado de los Supremos Paraísos, y consuela a su familia que lo sucede, y sé compasivo con él en Tu Misericordia, ¡Oh el Más Misericordioso de los misericordiosísimos!"
(De la oración por un hombre difunto del cuarto takbir).

(Buzón Católico)