La llamada de tu Amor viene de lejos
Desde la primera mañana de la creación,
Desde la aurora del estallido de la vida,
Desde el alba de la larga historia del hombre en gestación,
Tu Amor, Señor, es una llamada gratuita.

La llamada de tu Amor viene de lejos, de muy lejos.
Ha atravesado la carne, la sangre y el corazón,
Y el itinerario de un pueblo peregrino,
Empujado por tu Espíritu, infatigable andarín.


La llamada de tu Amor viene de lejos, de muy lejos.
Ha atravesado los sueños de mi infancia,
Los senderos imprevistos, los cruces de los caminos
De mi aventurosa adolescencia.

Ha atravesado las encrucijadas de mi vida,
Mis tristes desilusiones y mis cobardías,
Mis ídolos de arcilla, mis miedos, mis conflictos
Y los lentos titubeos de mi libertad.

La llamada de tu Amor viene de lejos, muy lejos.
Ha travesado tantos testigos encontrados,
Tantos rostros amigos, familiares y lejanos,
Juan y Felipe, Bartolomé y Andrés.

La llamada de tu Amor viene de lejos, de muy lejos.
Juan Bautista fijó los ojos en Jesucristo
Que pasaba por las verdes orillas del Jordán
Y dijo a los discípulos que lo escuchaban :: “es El!”

La llamada de tu Amor viene de lejos, de muy lejos.
Jesús miró a Simón y dijo : « He aquí a Pedro !” ;
Tu mirada, desde ese día, tomó rostro humano
Para venir al encuentro de nuestra tierra.

Tu Amor, tu Llamada se ha encarnado,
Para preguntarnos en nuestro lenguaje de hombre:
“¿Qué buscáis?”
Y que cada uno pueda responder:
“Señor, ¿dónde vives ?”
Y escuchar en lo más profundo de su ser,
Seducido y maravillado: “Venid y ved !”

Felipe Santos, SDB
2009