JUVENTUD SIN DIOS

Jesucristo, ellos mismos lo dicen, que les falta ilusión, que su vida no tiene sentido, porque existen sin Ti.
Mira esta juventud atea, carcomida por dentro, lacia como una vela sin viento, en una desorientación total.
Sobre su rostro se ceba la angustia. Nunca habíamos visto unos ojos tan negros, tan llenos de interrogantes.
Vuelve, Señor, manifiéstate a estas almas que te buscan, y no te hallan. No tardes, porque se desmorona todo; y sin Ti sería mejor no existir.
Los personajes fantasma que se arrastran por las películas de incomunicabilidad, no son algo ficticio; así es la juventud sin Ti.
Porque sin Ti nos falta el único punto de referencia, no se pueden valorar las cosas, se confunden la felicidad y el dolor.
Ven pronto, para dar brillo a aquellos ojos trágicos, porque no encuentran nada que de sentido al amor.
Cuando nosotros sufrimos, al menos, hay un hilillo de esperanza. Pero ellos agonizan en una noche de plomo, como animales traidoramente conscientes. Dales el pan de tu presencia.

Luis Espinal, sj.
© Cristianisme i Justícia