CANSADOS DE SER CRISTIANOS

Dudamos de nuestro amor, de nuestra fe. Nuestra vida es tan gris, tiene tan pocas apariencias de amor…
Y ahora, estamos cansados, huecos. Este vacío ¿puede ser, acaso, tu Presencia infinita?
Creemos que el cansancio es más auténtico que todo sentimentalismo amoroso hacia Ti. Llevamos encima los sufrimientos y los problemas de todos. Todos tienen derecho a exigirnos consuelo.
Pero de nuevo, Señor, vuelve la rutina y el egoísmo mezquino y nos atrae cualquier comodidad; y empezamos a hacer un nido al lado de cada rescoldo.
Estos tirones del amor humano, son un aperitivo para el amor a Ti. Que no perdamos el resuello a mitad de camino, que te amemos en cada persona, aunque estamos cansados de tanta ascensión.
Ahora, te ofrecemos este cansancio por aquellos que están más cansados que nosotros, porque no tienen ni fe; te ofrecemos este vacío por los que tienen la última ilusión ya podrida.
En este momento, en cada momento, alguien muere, alguien blasfema, una inocencia es atropellada, una persona se suicida…
Y nosotros estamos pasivos, sobre las rutinas del mundo, preocupados por un botón.

Luis Espinal, sj.
© Cristianisme i Justícia