El Alma:

En el arte cristiano se ha representado el alma de distintas maneras. Siempre se ha intentado reflejar la realidad del alma unida a la supervivencia y la salvación después de la muerte. Se ha representado de distintas maneras a lo largo de los siglos:

* En la antigüedad: se representaba como una paloma que vuela hacia el cielo.
* En la Edad Media: a partir del siglo XI se representa como una figura infantil, desnuda o vestida, salida del cadáver, alguna vez exhalada por la boca.
* En sepulcros románicos: se representa como una figurilla que es transportada al cielo por dos ángeles.