DOMINGO COMO DÍA FESTIVO

Unos cien años después de la muerte de Jesucristo, los cristianos, cansados de que los romanos y griegos les confundieran con los judíos, decidieron consagrar al descanso religioso un día que no fuera el sábado.
Surgieron dos opiniones y cada iglesia siguió la que quiso, ya que en un principio cada iglesia era bastante independiente de las otras. Unas se decidieron por el viernes (dies veneris), por ser el día de la muerte de Jesús. La otra mitad eligió el día del sol (dies solis), por pensar que este era el día más glorioso al coincidir con su resurrección. En lo que si hubo acuerdo fue en la decisión de cambiar el nombre del día del sol por el día del señor (dies domina), que luego degeneraría en domingo. Al final se adoptó éste como día festivo.