Economía: Negocio de poderosos

Negocio de poderosos

Un amigo argentino me dice: “En Argentina ya se usa el trueque; se cambia una camisa o un aparato de radio por comida: no hay plata”. Y rememoro un escrito de Mempo Giardinelli que denunció que unas veinte mil personas dirigentes y poderosas saquearon el patrimonio público argentino durante años y evadieron más de 100.000 millones de dólares, reduciendo a la pobreza a la mitad de la población. Ciertamente, el descalabro argentino ha sido por corrupción y saqueo continuado, pero no hubiera resultado posible de no haber existido paraísos fiscales, esos minúsculos estados de opereta cuya verdadera razón de ser es la evasión de impuestos, la especulación económica, la ingeniería financiera, la fuga de capitales y el blanqueo de dinero.

Un escándalo español saca de nuevo a primer término de la actualidad esos cánceres de la armonía económica y social que son los paraísos fiscales. En la Unión Europea, en España, recién averiguamos de nuevo el papel de esos paraísos. El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) es una poderosa y honorable entidad financiera española extendida por el mundo. En 1987 inició movimientos oscuros de dinero en los paraísos fiscales de Jersey (una isla del Canal de la Mancha), principado de Liechenstein (minúsculo país fronterizo con Suiza y Austria), la isla de Nieu (cerca de Nueva Zelanda) y las conocidas islas Caimán. Ahora ha estallado el escándalo en España porque, además, se ha descubierto que se constituyeron en Estados Unidos veintidós jugosos fondos de pensiones millonarios para beneficio clandestino de otros tantos consejeros del banco. El asunto ha llegado a la Audiencia Nacional, al juez Baltasar Garzón, que investiga si ha habido delitos de defraudación, falsedad en balance, falsedad de cuentas, bloqueo de capitales, blanqueo de dinero, soborno, apropiación indebida y falsedad documental.

De momento el juez ha descubierto que se han ocultado importantes cantidades de dinero en paraísos fiscales y realizado pagos ilícitos a personas o entidades de Venezuela y México. Además, se investiga las operaciones por las que el BBVA consiguió el control del Banco Mercantil Probursa (México), Banco Ganadero (Colombia) y Banco Continental (Perú), porque hay indicios de que en esos movimientos de dinero se pudieron blanquear millones de dólares procedentes del narcotráfico; también se sospecha de pagos ilícitos a políticos corruptos (al expresidente peruano Alberto Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos), camuflados como préstamos. Y quizás se concedieron créditos cuantiosos que no eran reales sino instrumentos para sacar dinero blanqueado de Colombia y Panamá.

La investigación ha aportado más datos: el BBVA redactó un "Manual para Productos Fiduciarios" como guía para sacar capitales fuera de España, invertir dinero "opaco" en paraísos fiscales y evitar impuestos. La Fiscalía Anticorrupción española descubrió que el BBVA Privanza (la filial del BBVA en el paraíso fiscal Jersey) ofrecía doce productos financieros secretos a clientes con grandes patrimonios (grandes empresas y deportistas o artistas con elevados ingresos) y les garantizaba "absoluta confidencialidad, opacidad y máxima optimización fiscal", así como también búsqueda de consejeros para sociedades pantalla. El BBVA en Jersey operaba por medio de Canal Trust Company, de la que es propietario al cien por cien. Canal Trust se describe como "un trust educacional, religioso y de caridad". Según la Fiscalía Anticorrupción española, los productos financieros del BBVA en Jersey son instrumentos idóneos para la defraudación de impuestos y el blanqueo de dinero. De momento, se ha averiguado que el dinero sospechoso del BBVA manejado en paraísos fiscales asciende a unos 200 millones de dólares. El Fiscal Anticorrupción ha solicitado la imputación de veintisiete altos cargos del BBVA.

A la vista de los hechos, el juez Baltasar Garzón ha solicitado ayuda a William Bailhache, Fiscal General de Jersey, pero éste se ha negado a colaborar, alegando que las operaciones y conductas a las que se refiere el magistrado español son legales en Jersey y que los clientes del Privanza BBVA tienen derecho a la privacidad de sus asuntos. El juez español ha respondido que, siendo la privacidad un derecho esencial, no es absoluto ni incondicional. Quizás la clave para entender la conducta de Bailhache sea el hecho de que antes fue presidente del Barclays Bank Finance Company Limited y, como asegura el refranero burlón español, "entre bomberos, no se pisan la manguera".

Hasta aquí el escándalo en un país del Norte, un miembro de la Unión Europea. Doscientos millones de dólares en danza no parecen una cantidad exagerada, pero la inmensa mayoría de los argentinos, por ejemplo, calculará que es una enormidad, sobre todo si piensan que el saqueo de su país quizás se hizo a base de evasiones de doscientos en doscientos millones de dólares.

Según la ONU, cada año se blanquean alrededor de 750.000 millones de dólares en el mundo procedentes de actividades criminales, fuga de capitales y evasión de impuestos: este blanqueo de dinero y los movimientos secretos proporcionan comisiones y honorarios de 150.000 millones de dólares a bancos, intermediarios financieros, sociedades pantalla, directivos de trust y sociedades fiduciarias en paraísos fiscales…

Resulta obvio que los estados-paraísos fiscales no colaboran en la lucha contra el blanqueo de dinero y la corrupción: perderían un gran negocio. Si no se pone remedio, los paraísos fiscales continuarán garantizando un secreto bancario a prueba de bomba, asegurando la ausencia de control en el cambio de divisas, avalando cualquier tipo de contrato o transacción, así como la constitución de todo tipo de sociedades fantasma y el absoluto anonimato de sus accionistas. O se controla a los paraísos fiscales o crecerá la corrupción y con ella la economía criminal global y, naturalmente, también la pobreza y la desigualdad.

Por Xavier Caño Tamayo, periodista - 2001
Solidarios para el Desarrollo (http://www.ucm.es/info/solidarios)


(c) 2013 - BUZÓN CATÓLICO www.buzoncatolico.es Quedan todos los derechos reservados

Imprimir esta página