- FERNANDO CORTÉS (NANDO), El oficio de creer (los siete días de la creación). Madrid, 2012. Editorial PPC. 144 páginas.

Los Seres Absolutos son muy aburridos. Son perfectos, infinitos y todopoderosos. Incluso necesarios. Pero son aburridos. Un Padre, en cambio, por mucho dios que sea, es otra cosa. Y si fuera lo mismo por exigencias del guión, sería distinto por esas locuras del alma propias de un amor gratuito.
Desde esta perspectiva –puntualiza el autor–, la creación salida de sus manos es el mejor regalo que un padre pueda hacer a sus hijos y la gran oportunidad, sobre todo, de revelarse y encarnarse en sus barrios y en su propia vida cotidiana.
La fe, más que creer, es estar con Dios. Y el «oficio de creer» es el aprendizaje y la artesanía de descubrir, como en un jeroglífico, los signos de esa presencia. Sentir la vida para creer lo que se vive y llegar a creerse lo que se está creyendo para vivir lo que se cree.
Y, lejos de un espiritualismo «todoceleste» –añade con un toque de humor–, la fe del «creyente todoterreno» será entonces el fondo que queda cuando se apura la vida. El sueño cumplido de una Nueva Creación. Aquí, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.