Relaciónate con tus hijos

Muchas personas no conocen a sus hijos de una manera lo suficientemente clara como para saber qué necesitan, cómo ayudarles, etc. Sus hijos son sus grandes desconocidos.

Veamos algunos elementos de tipo práctico que nos ayudarán a conocer más y mejor a los niños y niñas y comprender por qué son y actúan como lo hacen:


1.-Los niños, como todo ser humano, tienen que tener cubiertas una serie de necesidades:

1. El alimentarse, vestirse, tener salud, descansar, etc.
2. El poder relacionarse sin miedos con las demás personas.
3. Seguridad emocional. El niño necesita una estabilidad emocional para poder desarrollarse sanamente.

* ¿Crees que tu hijo/a tiene cubiertas estas tres necesidades?
* ¿Por qué?



2.- Los niños que no desayunan o desayunan mal son más propensos a estar inquietos, intranquilos y molestos.

El tomar alimentos azucarados en exceso hace a los niños y adolescentes propensos a ser agresivos.

* ¿Cuáles son los hábitos alimenticios que se dan en tu familia?
* ¿Por qué?



3.- Los niños necesitan sentirse aceptados, comprendidos y respetados por los demás.

Cuanto más se siente un niño querido por los que le rodean más intentará parecerse a los que le aman y al contrario.

* ¿Existe en tu familia un ambiente de acogida, comprensión y respeto?
* ¿Por qué?



4.- A los niños/as hay que darles muestras de amor con: la mirada, abrazándolos, jugando con ellos, hacerles cosquillas, pasear con ellos, decirles que se les quiere, dialogar con ellos, etc.

* ¿Acostumbran en tu ambiente familiar a dar muestras de cariño?
* ¿Por qué?



5.-La imagen que el niño/a tenga de sí mismo repercute en las relaciones con los demás. Muchas alteraciones en el comportamiento del niño/a se producen porque el niño no se valora ni se quiere a sí mismo. Esto se produce por distintas circunstancias que le rodean.

* ¿Ayuda tu ambiente familiar a que el niño se desarrolle bien en todos los aspectos?
* ¿Por qué?



6.- Los celos se producen porque el niño/a tienen una sensación de sentirse minusvalorado.

Puede ser que los padres valoren grandemente al niño/a, pero es el niño quien no capta ese amor. Esto es señal de que la comunicación afectiva no es todo lo buena y fluida que debiera ser.

* ¿Cómo es la comunicación con tus hijos?
* ¿Por qué?