¿Qué tengo que hacer para ser feliz contigo?

Esta es una pregunta que se deben hacer con frecuencia los miembros de un matrimonio. Una pregunta para cada uno de los dos. Ambos tienen que poner y quitar actitudes, situaciones, posturas, gestos...
¿Qué podemos hacer para que nuestro matrimonio y nuestra convivencia sea mejor?
Te proponemos algunos comportamientos que sin duda te ayudarán a mejorar la convivencia matrimonial.

1.- Nadie da lo que no tiene. Procura ser tú mismo en todas las situaciones de la vida. Procura crecer junto a tu esposo/a. Si ambos van creciendo a la vez las cosas irán mucho mejor.

2.- ¿He sido educado para amar a otra persona? Pregúntate quién te ha enseñado (si es que ha habido alguien) a amar. Reflexiona sobre tu vida. Si no has tenido a nadie no te extrañes que en tu vida existan muchos choques en la relación matrimonial. ¿Cómo fue el matrimonio de tus padres? ¿Eran felices? ¿Te dieron ejemplo de una vida de amor en pareja?

3.- No compitas con tu esposo/a. Cada uno es distinto y no le puedes pedir que viva como tú crees que debe vivir. Acepta que es diferente. Acepta su forma de ser y su carácter. No te compares con nadie sino sólo contigo mismo. Acéptate en tu pasado y en tu presente, sólo así se podrá llegar a ser uno mismo sin anular al otro.

4.- Intenta hacer las cosas aunque no te salgan perfectas. Haz las cosas lo mejor que sepas y puedas intentando siempre estar bien contigo y con tu esposo/a.

5.- Valora al otro. Ten en cuenta los pequeños detalles y los grandes esfuerzos de tu cónyuge. Sé observador y percibe los esfuerzos que hace la otra persona por agradarte y que estés bien. Dale las gracias porque se ocupa y preocupa por ti.

6.- Mi afán en la vida no tiene que ser el afanarme en ser el más perfecto, ni tan siquiera el mejor, sólo pretendo ser cada día más bueno y mejor persona junto a ti.

7.- Necesito sentirme que me quieras, que me valores, que me mires, que me abraces, que me lleves en tu corazón. Intentaré hacer todo lo posible para hacerme más cercano a ti.

8.- Todo en la vida es aprender. Tengo que aprender a relacionarme contigo amigablemente. Sé que te veo en tu intimidad y conozco tus fallos. Mientras que las personas de la calle te ven unos momentos, yo te veo tal cual eres. Quiero estar contigo por amor y con amor.

9.- Tenemos que darnos tiempo para aprender a querernos. Puede ser que llevemos muchos años juntos y en nuestra vida existan situaciones que no nos gustan... necesitamos tiempo para vernos como realmente somos y aceptarnos como tales.

10.- Todo en la vida se puede resumir en una frase: "Amarse y amar". El ejemplo de amar a los demás he de tomarlo de cómo me amo a mí mismo.