ESCRIBAS DEL SIGLO XXI

por José María Escudero Fernández
(mardepri@terra.es)



“El buen pastor da la vida
por las ovejas” (Jn 10,11)



Los escribas estaban un tanto indignados.. “ese tal Jesús enseñaba sin ningún tipo de método lógico, y cada día eran más las personas que quedaban sorprendidos por las palabras que salían de su boca”. Por eso un día se acercaron con la intención de escuchar las murmuraciones que hasta sus oídos habían llegado.

Jesús percatándose de su presencia les contó esta parábola:

“El Reino de los cielos se asemeja a un pastor y a un rebaño de ovejas. El pastor conoce a cada una de sus ovejas. Sabe de sus enfermedades, del momento idóneo de vacunarlas y de la fecha precisa para esquilarlas. Las ordeña una a una, no con el fin de exprimirlas hasta la saciedad, sino que lo hace con manos expertas sabiendo sacar lo mejor de cada una de ellas. Además es capaz de caminar durante horas soportando el peso de una oveja enferma… y ¡ay, si alguien pone en peligro a su rebaño!, está dispuesto a sacrificar su vida.
Además el buen pastor sabe de las “infidelidades y travesuras” de sus ovejas, de las que se apartan del camino embaucadas por unos pastos aparentemente más apetitosos.., el pastor no espera su regreso, va en busca de ellas y las acoge con amor una y otra vez, hasta que las ovejas comprenden que su pastor quiere lo mejor para ellas y deben seguir sus sendas…”

Cuando Jesús acabó de hablar se hizo un enorme silencio. Los escribas fueron alejándose poco a poco, regresando a “sus lugares de trabajo” sin entender (o mejor dicho, sin querer entender) el mensaje de Jesús…

En efecto, 2000 años después sigue habiendo “escribas” encaramados en lo más alto de sus cátedras, sin importarles demasiado que hay seres humanos que ponen toda su confianza y gran parte de su futuro en sus manos…



*Nota:
Lee otra vez la parábola colocando ahora la palabra educador (ya sea profesor, catequista, monitor de actividades…) en lugar de pastor; y la palabra niños/jóvenes en lugar de ovejas