El Islam siempre ha dado menos importancia a los vestidos litúrgicos que las demás religiones.
Cuando un islámico entra a la mezquita se quita el calzado para no profanar el suelo con restos impuros.

Todos los que peregrinan a la Meca llevan el mismo hábito blanco sin costuras, el ihram, para llegar al santo lugar con el aspecto de un humilde mendigo. Las mujeres deben llevar velo.

En el Islam no existe el sacerdocio como por ejemplo el sacerdocio católico. El "ulama" o "versado en la Ley", lleva un turbante mandado por Mahoma que les diferencia de los polieteístas. Dependiendo de cada región el ulama puede llevar uno o más signos distintivos dentro de la comunidad islámica.

Todos los musulmanes varones tienen prohibido por el Profeta llevar oro o seda.