Conocer un idioma es mucho más que poder expresarse en una lengua nueva: para saber bien una lengua hace falta conocer el ambiente y las costumbres donde se desenvuelven las personas que lo hablan.

Llegamos a dominar un idioma después de pasar por distintos niveles de aprendizaje:

Nivel 10: Dominio total de un idioma.
La persona es capaz de expresarse y de pensar en el nuevo idioma. Construye desde esquemas mentales cualquier tipo de comunicación vebal o no verbal con otras personas que hablan esa lengua.

Nivel 9: Avanzado.
Comunicación fluida. Puede expresarse con claridad y fluidez, usando una gama muy amplia de lenguaje con un alto nivel de precisión. Puede adecuar con propiedad su expresión a la situación en que se encuentre, comunicándose con seguridad y competencia y usando un lenguaje bien estructurado en situaciones personales y profesionales.

Nivel 8: Avanzado.
Puede interpretar y transmitir información con rigor. Es capaz de expresar puntos de vista sobre una amplia gama de temas, con un lenguaje claro, eficaz y bien estructurado. Puede comunicarse con seguridad y competencia en ámbitos personales y profesionales.

Nivel 7: Avanzado.
Puede expresar con claridad ideas y opiniones sobre una amplia gama de temas y comprender e intercambiar información de manera fiable. Posee un dominio activo de los aspectos esenciales del idioma. Puede comunicarse competente y autónomamente en muchas situaciones profesionales y personales.

Nivel 6: Intermedio.
Comunicación competente. Puede comprender información sobre temas de interés expresada en un lenguaje corriente y encontar la manera de expresar lo que quiere decir. Ha asimilado ya los aspectos esenciales del idioma. Puede comunicarse con competencia en muchas situaciones profesionales y personales.

Nivel 5: Intermedio.
Puede comprender informaciones sencillas de la vida cotidiana, aunque sean amplias, y mantener conversaciones y discusiones sobre temas de interés personal. Es capaz de usar con flexibilidad un lenguaje simple y amplio para expresar casi todo lo que desea. Puede comunicarse adecuadamente en situaciones profesionales rutinarias.

Nivel 4: Intermedio.
Puede resolver las necesidades prácticas cotidianas; buscar y comunicar informaciones sencillas y tomar parte en conversaciones. Posee un lenguaje simple pero relativamente amplio, que le permite desenvolverse en situaciones familiares cotidiana.

Nivel 3: Elemental.
Comunicación elemental. Puede comunicarse en un nivel elemental, solicitando e intercambiando informaciones sencillas y narrando acontecimientos. Posee ya un repertorio linguístico y estrátegico que le permite desenvolverse en situaciones previsibles de la vida cotidiana.

Nivel 2: Elemental.
Puede comunicarse en un nivel elemental, solicitando e intercambiando informaciones sencillas. Posee conocimientos gramaticales y léxicos suficientes para hacerse entender an algunas situaciones previsibles de la vida cotidiana.

Nivel 1: Principiante.
Puede comunicarse de manera muy limitada en situaciones cotidianas, sencillas y previsibles. Posee un lenguaje muy elemental que le permite expresar las necesidades básicas.

Nivel 0: Principiante.
Ningún conocimiento o un conocimiento muy limitado.