La discriminación contra los católicos, en la ciudadanía y los asuntos públicos, era legal en diversos sitios de los Estados Unidos hasta el año 1835, cuando la última ley anticatólica de los tiempos coloniales fue abolida.