LOS SERES HUMANOS, TAN IGUALES, TAN DESIGUALES...

Con la llegada de personas de otros países nos encontramos con costumbres, tradiciones y comportamientos muy lejanos a los nuestros. Conozcamos algunos ejemplos de las diferencias entre nosotros y otras culturas.

Eduquémonos en la tolerancia y el respeto hacia las otras costumbres y culturas.

En el mundo árabe está considerado de muy mala educación colocar los pies sobre la mesa u otro mueble cualquiera. Si estás de pie y hablas con alguien, evita apoyarte en la pared y poner las manos en los bolsillos.

Nunca muestres la suela de tu zapato o bien dirigirla inadvertidamente a alguien. Para los árabes la suelas de los zapatos son la parte más sucia y baja del cuerpo y por ello se considera una grosería dirigirlas hacia una persona.

En el mundo árabe es muy normal que dos hombres caminen por la calle cogidos de la mano.

Cuando visites a un árabe no lleves contigo a ningún animal doméstico. A muchos árabes no les gusta ser tocados por ellos, especialmente por los perros.

Si un hombre de Arabia Saudí va acompañado por una mujer con velo es probable que no la presente.

En los países árabes se usa siempre para comer la mano derecha, hay que comer, entregar cosas, etc. sólo con la mano derecha. La mano izquierda está destinada a la limpieza después de defecar y a la limpieza corporal...

Cuando se saluda a un árabe no hay que apretar fuerte la mano. El apretar la mano entre los árabes a la hora del saludo está considerado como agresividad.

Los hombres y las mujeres no suelen mostrar signos públicos de afecto en el mundo árabe.

En Estados Unidos el silbar es un acto que se considera de aprobación y de dar ánimos: Los norteamericanos silban cuando ven una chica bonita, cuando animan a sus equipos deportivos, cuando están en un programa de televisión, festival etc.

A los chinos les gusta mucho aplaudir. No te extrañes si en una familia china te reciben con aplausos. En cambio tienen la costumbre de no abrazarse ni besarse en público.

Los griegos no sólo sonríen cuando están contentos, sino también, a veces, cuando están enfadados o alterados.

En Bulgaria para decir "No" con gestos, se mueve la cabeza hacia arriba y hacia abajo y para indicar "Sí" se hace hacia atrás y adelante, o sea, justo al revés de como lo hacemos nosotros.

Los padres japoneses y coreanos enseñan a sus hijos a desviar la mirada y evitar el contacto visual directo, ya que para ellos esto está considerado como intimidador y puede tener connotaciones sexuales.

En Finlandia, el estar de pie con los brazos cruzados está considerado como un signo de arrogancia