TODOS LOS PRODUCTOS ETQUETADOS

A la hora de comprar un producto alimentario tienes que tener en cuenta las etiquetas que trae cada uno de los envases. Si lees en el envase o en la etiqueta, ten en cuenta que se deben incluir los siguientes datos:

En las etiquetas no pueden figurar indicaciones que atribuyan a los productos alimentarios cualidades terapéuticas, preventivas o curativas, excepto en el caso de productos de alimentación especial y de aguas minerales naturales.

El etiquetado no puede inducir a dudas sobre la composición, cantidad, calidad, origen o procedencia y modo de fabricación o producción.

No se puede sugerir en el etiquetado que el producto posee características especiales cuando en realidad todos los productos similares tienen las mismas.

Ten en cuenta que todos los productos alimentarios envasados deben llevar en la etiqueta estas informaciones:

Denominación del producto. Especificar si es congelado, concentrado, cocido, en polvo, etc.

La lista de ingredientes. Excepto en los casos de productos constituidos por un solo ingrediente, las frutas y hortalizas frescas, y las papas (a menos que estén troceadas o tratadas); las aguas de bebida gasificadas, el vinagre de fermentación natural; el queso, la manteca, la leche y la nata fermentada si únicamente se les han añadido ingredientes procedentes de productos lácteos.

La cantidad neta del producto.

La fecha de caducidad del producto.
La fecha de consumo se expresa mediante la frase: “Consumir preferentemente antes de...”. Si la indicación del producto es menor a tres meses se indicará sólo el día y el mes; si la duración es superior a tres e inferior a 18 meses, se indicará el mes y el año y, finalmente, si la indicación es superior a 18 meses, sólo se indicará el año.
La fecha de caducidad se hará constar en aquellos productos cuyo consumo una vez pasados, pueda suponer un peligro inminente para la salud humana.

Las condiciones especiales de conservación y utilización.

La identificación de la empresa fabricante.

Identificación que permita identificar el lote al que pertenece el producto alimentario.

El lugar de origen o procedencia.