En Inglaterra conducen por la izquierda…

El origen de esta norma de conducción vial exclusiva de los británicos se remonta a la época medieval. En aquellos tiempos, la circulación a caballo se realizaba por la izquierda con el fin de dejar la mano derecha del jinete libre y así disponer de ella en caso de lucha.

Otra explicación da un motivo distinto a este hecho: la circulación por la izquierda se remitiría a la conducción de carruajes. El cochero llevaba las riendas con la mano izquierda, dejando la derecha para el látigo. Si la conducción no se realizara por el lado siniestro de la vía, el látigo fustigaría involuntariamente a los peatones. Esta tradición se conservó cuando aparecieron los primeros vehículos motorizados.