¿Sabías que los colores nos influyen poderosamente de una manera inconsciente?

El que tu casa o tu habitación esté pintada de uno u otro color influirá positiva o negativamente en tu estado de ánimo. Veamos el significado de los colores:

Azul: Tranquiliza, ayuda a conciliar el sueño y aumenta la impresión de amplitud.

Rojo: Estimulante y cálido. Reduce la sensación de espacio.

Naranja: Alegre y dinámico.

Gris: Puede resultar algo triste y opresivo, aunque el gris azulado es el más relajante.

Verde: Relajante, pero puede inducir a la apatía.

Amarillo: Muy excitante. Si se utiliza sólo puede ser irritante.

Turquesa: Sumamente fresco, ideal para zonas muy cálidas.

Blanco: Aporta serenidad y equilibrio, pero para algunas personas puede ser demasiado frío e impersonal.