La intensidad del color del cabello depende de la presencia de melanina, un pigmento oscuro producido por células específicas situadas bajo la epidermis, denominadas melanocitos. Así, las personas de piel, ojos y cabellos oscuros producen este pigmento natural en mayor cantidad que las de piel blanca, ojos azules y pelo rubio. La capacidad de producir melanina viene determinada genéticamente. Esta es la causa de que a unas personas les aparezcan canas antes que a otras, hecho que puede ir ligado a alteraciones hormonales provocadas por determinados estados emocionales. Sin embargo, es el proceso de envejecimiento es el principal causante de la decoloración del cabello, ya que con la edad los melanocitos pierden la capacidad de seguir produciendo melanina.