Estamos en un tiempo de alergias, pero olvidamos con cierta facilidad que además de las alergias provocadas por los ácaros, el polen, los pelos de los animales, etc. hay otras alergias provocadas por los alimentos.

Entre los alimentos que pueden provocar alguna alergia destacamos los siguientes:

Aditivos:
Colorantes y conservantes. Las golosinas tienen gran cantidad de ellos. Puede producir en los niños hiperactividad, falta de concentración y nerviosismo.

Frutos Secos:
Los productos elaborados con algunos frutos secos pueden producir sarpullidos, eccema, asma e inflamaciones.

Gluten:
Pan, galletas, ciertos cereales, cerveza o sopas prefabricadas pueden provocar migrañas y enfermedad celíaca.

Huevos:
Clara de huevo, pasteles, mayonesas, merengues o helados, pueden ocasionar síntomas como sarpullidos, eccema, asma o molestias estomacales.

Productos Lácteos:
La mayor parte de los productos elaborados con leche pueden provocar flatulencia, diarrea, migraña. En los bebés se manifiestan en cólicos, flatulencia, catarro, eccema.

Marisco:
Las alergias provocadas por cualquier tipo de marisco producen graves dolencias estomacales, náuseas y migraña.

Pescado:
Tanto los ahumados como el pescado fresco también provocan molestias estomacales, náuseas, sarpullidos y migrañas.

Soja y derivados:
Salsa de soja, aceite, harina, brotes o tofu ocasionan dolor de cabeza e indigestión.



Los alimentos que no producen intolerancia alimentaria son:
La carne de cordero.
El arroz.
Las frutas como pera, manzana y melocotón.
La miel.
Las verduras.