Frases de la gente: ¿Por qué unos sacerdotes "dan" unos sacramentos y otros se niegan a darlos?

Esta es una pregunta que hace con mucha frecuencia las gente.

La Iglesia encomienda al párroco para que haga un discernimiento ante cada situación que se le presente. Es el sacerdote quien debe de valorar las circunstancias que se dan en cada caso. Nunca dos casos son exactamente iguales. Cada caso debe de tener su discernimiento y su respuesta por parte del sacerdote.

¿Por qué unos sacerdotes administran los sacramentos y otros se niegan a administrarlos cuando se dan determinadas situaciones?

Cada sacerdote desde su leal saber y entender valora y responde. No nos debe de extrañar que un sacerdote tome una decisión y otro otra bien distinta. En realidad la diferencia que las personas ven en los sacerdotes se da en todos los aspectos de la vida:

* Dejas el coche sobre la acerca, pasa un guardia y sigue de largo, pero viene un segundo agente y te multa. ¿En qué quedamos, los dos no son guardias?
* Un niño hace un examen; le das el examen a un profesor y lo aprueba; le das el mismo examen a otro profesor y lo suspende. ¿En qué quedamos, los dos no son profesores y acaso no han estudiado lo mismo?
* Nos encontramos con un dolor en el pecho. Vamos a un médico y nos dice que son gases... pero acudimos al médico de la consulta de al lado y nos dice que estamos muy graves... ¿En quedamos? ¿Acaso no son los dos médicos y han estudiado lo mismo?
* Una persona comete un delito y lo llevan ante el juez. El juez consulta el derecho penal y lo deja libre. Se lleva al detenido ante otro juez y consultando el mismo código penal lo manda a prisión. ¿En qué quedamos? ¿No son los dos jueces?
* Dos mujeres tienen que hacer un potaje. Se les da la misma cantidad de todos los productos y de fuego, pero cada uno de los potajes sale con sabor distinto... ¿En qué quedamos? ¿No tenían acaso los mismos elementos...?

Cada vez que hay que decidir es muy probable que uno tome una decisión y otro otra bien distinta, esa es la condición humana que nos hace ver aspectos que a otros le pueden parecer sin importancia.

(©2003 Buzón Católico)