Decálogo del predicador

Por Jorge Loring, S.I.


1.- No subas al estrado sin saber lo que vas a decir. Y cuando lo hayas dicho, bájate. No te alargues inútilmente.

2.- Hazte el guión de lo que vas a decir. En el papel o en la cabeza.

3.- Procura despertar en el oyente interés por lo que dices. Si no, desconectará.

4.- Que lo que dices sea provechoso para el oyenhte. Nuestra misión no es entretener, sino evangelizar.

5.- La brevedad no es el supremo de los valores. No debemos sacrificar lo importante para ser breves. Pero es verdad aquello de que «lo bueno y breve es dos veces bueno».

6.- Habla con naturalidad. Lo teatral es repelente.

7.- Procura hablar de modo que te entienda todo el mundo, pero con toda exactitud para que las personas cultas acepten lo que dices.

8.- Para comunicar una idea es necesario que tú estés convencido de lo que dices.

9.- Si te ayudas de aparatos técnicos, debes preocuparte de que funcionen perfectamente. Es un desprestigio para el Evangelio usar aparatos malos mientras que el MAL se difunde con técnica excelente. La técnica punta debe estar al servicio de la evangelización.

10.- No pretendas jamás tu propio éxito personal, sino el bien de las almas. Buscar el éxito debe ser tan sólo para facilitar la evangelización.