A las puertas de la Semana Santa nada mejor que detenernos ante la Pasión de Jesús descrita en Jn 18,1- 19,42 para comprender con mayor profundidad qué fue lo que ocurrió en aquellos días de dolor y resurrección.

Jn 18,1-11- Judas entrega al Señor:

Jn 18, 2-3: Judas sabía que Jesús pasaba mucho tiempo orando en el huerto. Sabía que el lugar más probable para encontrar a Jesús era en el lugar de oración.

En Jn 18,5, Jesús dice "Yo soy", o sea, el nombre de Dios. Jesús es Dios.

Jn 18,10-11: Pedro utiliza la violencia. Jesús reprendió el celo imprudente de Pedro.

Jn 18,12-14- Jesús, arrestado y atado:

A Jesús lo sometieron a dos juicios: uno religioso y otro civil.

Jesús fue primero juzgado ante los judíos en un intento de demostrar su culpabilidad de blasfemia y herejía. Este sería el que podemos llamar el "juicio religioso". Luego fue llevado para ser juzgado ante las autoridades romanas, y allí lo que se intentaba era demostrar que era enemigo de César. Este fue un "juicio civil".

Los judíos no podían aplicar la pena de muerte sin autorización de las autoridades judías, en este caso de Poncio Pilato.

Jn 18, 15-18- Pedro niega conocer a Jesús:

Parece que el otro discípulo que compaña a Pedro es Juan (v.15). No sabemos por qué motivo era conocido del sumo sacerdote, pero el que le conociera la posibilitó la entrada en el patio.

V. 17: Pedro no pudo entrar hasta que el discípulo conocido salió y habló con la portera. Pedro niega que fuese discípulo de Jesús y se mezcla con la gente que estaban calentándose junto al fuego.

Jn 18, 19-24- El sumo sacerdote interroga a Jesús:

El sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina, como si los unos y la otra constituyesen una amenaza a la ley de Moisés y al gobierno de Roma. Es evidente que esta gente no tenía ninguna acusación contra el Señor, y que estaban intentando crear una acusación.

Jn 18, 25-27- La segunda y tercera negación de Pedro: Pedro niega nuevamente al Señor.

Jn 18, 28-40- Jesús ante Pilato:

v. 28: Había terminado el juicio religioso, y el juicio civil estaba a punto de dar comienzo. Los judíos no querían entrar en el palacio de un gentil. Pensaban que podrían contaminarse y que por ello no podrían comer la pascua.

Los judíos le dijeron a Pilato que ya habían juzgado el caso y que le habían hallado culpable. Todo lo que querían de Pilato era que pronunciase la sentencia.

V.31: Pilato intentó evadir su responsabilidad y devolverla a los judíos.

V.32: Tiene dos sentidos. En Mt 20,19 Jesús había predicho que sería entregado a los gentiles para ser muerto. En otros lugares (Jn 3,14 8,28 12,32-34) el Señor había dicho que "sería levantado", esto se refería a la muerte por crucifixión.

Los judíos usaban la lapidación en los casos de la pena capital, mientras que los romanos empleaban la crucifixión. De esta manera se cumplieron las dos profecías que citaba Jesús.

V.36: El Señor confesó que era Rey. Pero no la clase de rey como le acusaban los judíos de ser. Y no la clase que iba a amenazar a Roma. El reino de Cristo no es impulsado mediante armas humanas. El reino de Cristo no es de aquí, es decir, no es de este mundo. No recibe su poder y autoridad del mundo; sus fines y objetivos no son carnales.