La muerte en el Antiguo Testamento

Todo ser humano pasa por la experiencia de la muerte. La Biblia mira a la muerte cara a cara, sin intentar ocultarla o ignorarla: Gén 49 Gén 50,1 2 Sam 19,1 2Re 20,2 ss.

Para el Antiguo Testamento (AT) la muerte no es la desaparición total del difunto. Ellos pensaban que mientras el cuerpo se deposita en la fosa, algo de él queda todavía, como una sombra. Los muertos estarían en una especie de lugar (el sheol), como un agujero abierto, un pozo profundo, un lugar de silencio: Salm 115, 17, de perdición, de tinieblas, de olvido: Salm 88,12s - Job 17,13. Allí todos los muertos reunidos participan de una misma suerte miserable: Job 3,13-19 - Is 14,9 ss. Son entregados al polvo: Job 17,16 - Salm 22,16 - Salm 30,10 y a los gusanos: Is 14,11 - Job 17,14

En esta idea que ellos tienen de los muertos incluso Dios se olvida de los difuntos: Salm 88,6.

Una vez que alguien pasa las puertas del sheol (se muere) no hay retorno posible: Job 38,17 - Sab 16,13 - Job 10,21 ss.


¿Cómo vivían en la época del AT la realidad de la muerte en las personas?

Ellos poseían sus ritos funerarios:

* Gestos de luto que traducen el dolor de los vivos: 2 Sam 3,31 - Jer 16,6
* El entierro: 1 Sa 31,12ss. - Tob 2,4-8
* Se tiene horror a los cadáveres sin sepultura: Dt 21, 23 - 1 Re 14,11 - Jer 16,4
* Cuidan de las tumbas: Gn 23 - Gn 49,29-32 - Gn 50,12
* Tenían comidas funerarias: Jer 16,7
* y hasta ofrendas en las tumbas de los difuntos: Tob 4, 17

El AT prohíbe consultar a los nigromantes: Lev 19,28 - Dt 14,1 - Lev19,31 - Lev 20,27 - Dt 18,11.

Las personas del AT no tenían un culto a los muertos como lo tenían los egipcios. Los egipcios pensaban que el difunto vivía más allá de la muerte. Para el AT el difunto es sólo una sombra en el sheol


¿Qué era el sheol en el AT?

Era el lugar donde estaban los muertos, los infiernos. Se traduce también por la palabra griega Hades.

¿Cómo que el infierno?

En el AT la palabra infierno no es lo que nosotros entendemos hoy por tal. Para ellos los infiernos era la morada de los muertos; donde estaban los que habían muerto.

En un primer momento, ellos creían que todos los muertos iban a los infiernos (al lugar de los muertos) al que ellos llamaban de distintas formas: sheol, hades, abismo, tártaro, las profundidades de la tierra. Los muertos están allí sin relación con Dios.

Fíjate cuando decimos que Cristo descendió a los infiernos esto significa que realmente murió, que no fue una especie de catalepsia. Realmente Jesús murió y bajó a los infiernos (al lugar de los muertos).


¿Qué sentido tenía la muerte para las personas del tiempo del AT?

La muerte aparece por el pecado de Adán, nuestro primer padre: Gen 2,17 y 3,19. Porque Dios no hizo la muerte: Sab 1,13. Dios creó al hombre para la felicidad, pero la muerte entró en el mundo por envidia del diablo: Sab 2,23ss.

El mal es para el ser humano el camino de la muerte. Quien sigue al mal camina hacia la muerte: Prov 11,19. Quien obra el mal ya está en camino de la muerte: Sab 1,16.

Los hombres culpables de los pecados más graves deben ser castigados a muerte: Lev 20,8-21; Lev 24,14-23.


¿Por qué entonces mueren también las personas que son buenas?

Esta es una pregunta muy lógica desde lo dicho anteriormente. ¿Por qué si la muerte es la causa del que obra mal, por qué mueren entonces los que son buenos?

Ellos pensaban que los pecados de los padres tenía consecuencia en los hijos: 2 Sa12,14 - Ex 20,5. Pero también piensan que cada uno debe de pagar por si mismo: Ez 18.



¿Cómo comprender entonces la muerte de los que obran el bien, de los inocentes?

Aparentemente, Dios hace perecer igualmente al justo y al culpable: Job 9, 22 - Ecl7,15 - Sal 49,11. Al llegar a este punto en la reflexión sobre la muerte las personas del AT se encuentran con un gran enigma que necesita una solución. Si la muerte existía como consecuencia de los pecados.



¿Por qué morían también las personas que eran buenas, las que no habían cometido pecados…?

En aquella época empiezan a plantearse la respuesta a esta pregunta y van haciendo evolucionar la idea que tenían de la muerte.

Las claves de esta respuesta son:

1.- Dios tiene capacidad de salvar a los seres humanos de la muerte:
El hombre hace un llamamiento a Dios ante el tema de la muerte: Sal 6,5 - 13,4 - 116,3.
Si la persona es justa puede estar convencida que Dios no le abandonará a la muerte: Sal 16,10.
La persona justa será rescatada de las garras del sheol: Sal 49,16.
Hay un convencimiento, una fe, que Dios no abandonará al justo ni siquiera ante la muerte.

2.- Dios libera de la muerte:
Pero con unas condiciones estrictas. El pecador muere por su pecado; pero Dios no se complace con su muerte: prefiere que se convierta y que viva: Ez 18,33 33,11.
Si cae enfermo en peligro de muerte es para corregirlo; una vez que se haya convertido de su pecado, lo librará Dios de la fosa de la muerte: Job 33,19-30.
De ahí que los profetas predican una y otra vez la conversión para salvar su alma de la muerte: Ez 3,18-21 Sant 5,20.
Sólo Dios libera al hombre de la muerte, pero con la cooperación del mismo hombre.

3.- ¿Hasta dónde llega el poder de la salvación de la muerte que Dios tiene?
Ellos son conscientes que Dios libera de la muerte y que, al final de los tiempos, Dios nos librará definitivamente de la muerte y de su dominio: Is 25,8
Según una teología posterior del AT afirman que para participar en el reinado definitivo al final de los tiempos, resucitarán para la vida eterna, a la vez que otros permanecerán en el eterno horror del sheol: Dn 12,2 e Is 26,19.
Es en este momento cuando los infiernos pasan a convertirse tal y como lo entendemos hoy: no es el lugar de los muertos sino el lugar donde permanecerán los condenados por su comportamiento.
Los salmos hablan de que Dios les libraría del sheol: Sal 16,10.
Un texto muy importante de la época en que aparece esta idea: 2Mac 7,9.14.23.33.
La oración por los difuntos aparece en: 2Mac 12,43ss. Ahora ya la vida eterna cuenta más que la vida presente.
Los justos no mueren estérilmente. Por la muerte del justo por excelencia, Jesús, se realiza el designio de Dios: Is 53, 8-12.


Síntesis del pensamiento sobre la muerte en el AT:

1. Cuando alguien moría el cuerpo iba a la fosa, pero algo (algo así como una sombra) iba al lugar de los muertos: al sheol.
2. La muerte era consecuencia del pecado que a su vez se transmitía de padres a hijos. Como nuestros primeros padres (Adán y Eva) pecaron, nosotros heredamos también la muerte como consecuencia de su pecado…
3. Ellos tenían claro que morían como consecuencia del pecado, de la maldad que habita en el ser humano, pero entran en un gran interrogante: ¿Por qué entonces mueren los que son justos y no cometen pecados?
4. La conclusión que ellos sacan es que el justo, aunque muera, Dios no le abandona, mientras que al malo cuando muere permanecerá para siempre en la oscuridad del sheol.
5. Si el pecador se convierte en vida se salvará después de la muerte física. Dios no quiere que nadie se condene sino que todo el mundo se convierta y se salve.