1. Hay dos narraciones donde Jesús perdona los pecados:
* • Mt 9, 1-8 : Curación del paralítico de Cafarnaúm.
* • Lc 7, 48 : Jesús perdona a la prostituta.



2. En el mundo del Nuevo Testamento a los médicos se les consideraba como una asociación de delincuentes. En el mundo oriental, cuando una persona estaba enferma se consideraba señal de poco amor llamar a un único médico; en este caso se convocaba al mayor número posible de medicos con el resultado de multiplicar las prescripciones contradictorias y los honorarios.


3. La palabra hebrea “Shalom” no significa solamente “paz” sino que expresa todo lo que una persona necesita para ser feliz.


4. En los evangelios no aparece nunca una palabra griega que significa “milagro”. Los evangelistas prefieren utilizar los términos “signos” y “obras” (Jn 14,12 ).


5. En la cultura de la época se creía que la vida era transmitida íntegra y exclusivamente por el padre (por esto no existe en la lengua hebrea el término “progenitor” sino “padre y madre” con papeles completamente diversos: El padre es el que “engendra” al hijo, la función de la madre consiste en alimentarlo y después “darlo a luz” (Is 45,10).


6. La edad para que una mujer pudiera casarse en aquella época tenía lugar en el mundo hebreo entre los 12 ó 13 años de edad.



7. Jesús llama a Herodes “zorro”. En la cultura hebrea este animal no representa la astucia sino la insignificancia. (Lc 13,22).



8. En la simbología numérica hebrea, cuando a una cifra le falta la unidad es como si faltase todo (el pastor que tiene cien ovejas y la mujer que tiene diez monedas, cuando se les pierde el uno se quedan sin nada) (Lc 15, 4.8).



9. El matrimonio en Israel se contraía en dos etapas:
* “los esponsales”: Ceremonia durante la que la muchacha de doce años y el hombre de dieciocho son declarados marido y mujer volviendo después cada uno a su casa.
* “las bodas”: Al año después de los esponsales es el momento a partir del que comienza la vida en común.
Si se comete adulterio entre el espacio de tiempo que va de los esponsales a las bodas, la pena prevista era de muerte por lapidación (Dt 22, 23-24).
Si se comete adulterio después de “las bodas” la mujer era estrangulada. La “mujer” que se nos cuenta en el evangelio que iban a lapidar y aparece Jesús, apenas tiene doce o trece años.



10. A la mujer sospechosa de adulterio se le mandaba que fuese llevada al sacerdote que le descubrirá la cabeza (solamente las prostitutas llevaban la cabeza descubierta) y le hará beber un jarrón lleno de agua donde ha esparcido ya la ceniza del suelo del santuario y disuelto la tinta con la que había escrito en un rollo todas las acusaciones del marido.
Si a la pobre mujer le daba dolor de estómago era señal inequívoca de que era culpable y la condenaban. Si quieres ver todo el proceso lee Números 5,11-31.