Evangelio de Juan:

Este evangelio se le atribuye al apóstol san Juan, que según dice la tradición lo escribió ya en su ancianidad.

En realidad esta obra no la escribió san Juan, sino discípulos suyos. El hacer este evangelio siguió un largo y complicado proceso que no conocemos en todas sus partes. En un primer comienzo se empezó a poner por escrito los recuerdos del apóstol Juan y progresivamente se fue elaborando el resto.

Este evangelio se escribió en griego. Tiene 21 capítulos. El evangelio de san Juan se diferencia de los sinópticos (de san Mateo, san Marcos y san Lucas) en muchas cosas. Por ejemplo: no tiene parábolas, tiene grandes discursos, cuenta los discursos unidos a milagros, sólo cuenta siete milagros. Es un evangelio muy teológico. Los temas que tocan son: vida, conocimiento, luz, verdad, signos o sacramentos, Iglesia y los tiempos finales.

Recientemente se han puesto de relieve que los temas que trata este evangelio tienen mucho de común con los de Qumrán y la gnosis.
Hechos de los Apóstoles:

Está escrito por el mismo autor del evangelio de san Lucas. Se escribió probablemente entre el año 80 y 85, como segunda parte del evangelio de san Lucas. Tiene 28 capítulos que abarcan los treinta años entre la resurrección y ascensión de Jesús y la llegada de Pablo, detenido, a Roma.

En este libro se nos cuenta los comienzos de la Iglesia, los viajes misioneros de Pablo y muchas cosas de Pedro y Santiago y de los diáconos Esteban y Felipe.

El Corpus Paulino:

¿Qué es el corpus paulino? Se llama “corpus paulino” a las 14 cartas que en otro tiempo se decían que eran de san Pablo. Hoy sabemos que no todas las cartas que se atribuyen a san Pablo son de él.

Cartas que sabemos que no son de san Pablo:

* carta a los Hebreos
* 1ª y 2ª cartas a Timoteo y Tito
* Efesios
* Colosenses, y
* 2ª carta a los Tesalonicenses.

Sobre algunas de estas cartas, sobre si son o no de san Pablo, todavía los estudiosos no se ponen del todo de acuerdo.

Cartas que sí se consideran de san Pablo:

* carta a los Romanos,
* 1ª y 2ª cartas a los Corintios,
* Gálatas,
* Filipenses,
* 1ª carta a los Tesalonicenses,
* y Filemón.

Estas cartas son consideradas auténticas por casi todos los estudiosos.

Hay cuatro cartas que se denominan "cartas de la cautividad":

* Efesios,
* Filipenses,
* Colosenses y
* Filemón.

Se han perdido otras cartas que sabemos que existieron, pero de las que no tenemos ninguna copia.

¿Por qué en la Biblia se han ordenado las cartas en ese orden?

Se pusieron las cartas de mayor a menor extensión, menos la carta a los Hebreos que es una carta larga, pero se colocó la última porque, ya en la antiguedad, se ponía en duda su autenticidad.