No puedo vivir sin saber lo que soy y por qué existo, y, sin embargo, no logro saberlo, lo que es lo mismo que no vivir.”

(León Tolstoi)