Los cristianos deben ser voz de los pobres para la reducción o condenación de la deuda internacional.

(Juan Pablo II, Iglesia en América, nº 59)