Ahí está mi vieja angustia,
en el vacío de mi cuerpo,
como una mala herida a la que cada movimiento irrita;
conozco su nombre,
es el miedo a la soledad eterna.
Y temo que no haya respuesta.

(Albert Camus)