Hermanos, que cada cual hable lo que pueda en favor de quien no puede hablar por sí mismo.

(San Agustín. Sermón 176)