Estamos en el mundo del “sin”...
chicle sin azúcar,
leche sin colesterol,
cigarrillos sin nicotina,
refrescos sin burbujas,
pan si aditivos,
inglés sin esfuerzo,…

Créditos sin intereses,
adelgazar sin sacrificios,
préstamos sin recargos,
lentillas sin dioptrías,
sprais sin gas,
piel sin arrugas,
máquinas sin ruidos,…

Operaciones sin dolor,
amor sin amor,
atmósfera sin ozono,
risa sin ganas,
peces sin mar,
guerras sin paz,
pésames sin sentimientos,
familias sin paz,
humanidad sin futuro...

Estamos en el sin permanente
y temo que la publicidad
nos lleve a hacer creer que el mundo
se ha olvidado de Dios y Dios de él...

Temo que un día saquen un anuncio
donde digan:
“Mundo sin Dios...”

(Mario Santana Bueno)