Es mejor cojear por el camino
que avanzar a grandes pasos fuera de él.
Pues quien cojea en el camino,
aunque avance poco, se acerca a la meta;
mientras que quien camina fuera del mismo,
cuanto más valientemente corre,
más se aleja de la meta.

(San Agustín).