" Donde hay guerra nunca está Dios. ¿Crees que Dios está en tu casa cuando allí se mantiene la guerra y la discordia? Indudablemente no. Solamente desea morar donde hay concordia, paz y tranquilidad."

(San Bernardino de Siena)