"Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en todo lo que es bueno y merece alabanza."

(De la Bilia. Carta a los Efesios, capítulo 4, versículo 8. (Ef 4,8)