"Yo soy la luz del mundo. El que me siga tendrá la luz que le da la vida, y nunca andará en oscuridad."

(De la Biblia: Evangelio de San Juan, capítulo 8, versículo 2) Jn 8,2