Texto:

“Ahora vemos de manera borrosa, como en un espejo; pero un día lo veremos todo tal y como es en realidad. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día lo conoceré todo del mismo modo que Dios me conoce a mí. "
(1ª Corintios, 13, 12)


Para muchas personas la realidad es insufrible, invivible… por eso prefieren disimularla, teñirla, ignorarla… Pero no hay nada más real que la realidad…

La realidad aparece ante nuestros ojos de muchas y variadas maneras: el dolor, la alegría, la decepción, la felicidad… todo en ella tiene cabida y por eso nos desconcierta.

Vivir de verdad es mirar lo que nos rodea cara a cara, sin escandalizarnos, sin destrozarnos por el dolor que nos pueda producir. Ver nuestra realidad y la de los demás con misericordia es la tarea de los grande seres humanos. Los mediocres seguirán disimulando y no llamando a las cosas por su nombre…

La gran desgracia del ser humano es preguntarse "¿Quién soy?" y no encontrar una respuesta. Cada ser humano es un misterio que se asoma a lo que le rodea y reacciona… y sufre… y es feliz…

Cuando una persona se pregunta "¿Por qué soy así?" y no encuentra respuesta, algo grande pasa en el corazón de la humanidad: se estrecha por el dolor… Si una persona se hace la misma pregunta, pero no quiere luchar por cambiar, algo se tambalea en el mundo: la aventura del ser uno mismo.

Es necesario mirar las cosas cara a cara, desafiando nuestro miedo y confiando mucho en Dios y en nosotros mismos.

Huir de la realidad por muy dolorosa que sea nunca nos traerá la paz interior ni mucho menos la felicidad…


La tarea de la semana:

* ¿Cómo afrontas la realidad personal y la que te rodea? ¿La asumes, la ignoras, te desespera, miras a otra parte…?
* ¿Qué es lo que más te cuesta asumir de ti mismo?
* Busca a alguien de confianza y bien formado en la fe y en al amor, para abrirle tu corazón. Tanto dolor escondido no sirve para nada, salvo para sufrir…
* Ponte pequeños desafíos a superar en un mes, seis meses, un año.

Ojalá que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno.