Tema de reflexión:

Hay personas que respiran, que se mueven y se alimentan, pero no podemos decir que estén realmente vivas. Lo más importante de la vida ya no les acompaña… Lo que mueve la existencia de cada ser humano es el tener ganas de vivir…

Las personas que van perdiendo poco a poco las ganas de vivir caen en el desánimo y la depresión.

Las personas pierden las ganas de vivir porque en muchas ocasiones han tenido duros problemas y dificultades en la vida, que no han sido capaces de saber superar. Este equilibrio entre problemas y resultados es muy importante. Ningún problema es tan importante, absolutamente ninguno, para que te haga perder las ganas de vivir.

Cuando te asalte algún problema, por muy doloroso que sea, no le entregues tu vida. Al problema, dale soluciones y, a la vida, ganas de vivir. No confundas nunca estas dos realidades. No dejes que los problemas te destruyan la vida. Destruye con tu vida, con las ganas de vivir, todos los problemas…


La tarea de la semana:

* Descubre qué problemas te han hecho mucho daño en tu vida.
* Examina por qué te hizo tanto daño.
* Mira cara a cara el problema y dialoga contigo mismo diciéndote: ningún problema es tan importante que me pueda hundir mi vida.
* Destruye con tu vida los problemas… No dejes que los problemas destruyan tu vida…

Ojalá que esta tarea que comienzas esta semana lo vivas cada día el resto de tu existencia.

© 2002 Mario Santana Bueno.