Texto:

“Mira siempre adelante, mira siempre de frente. Fíjate bien en dónde pones los pies, y siempre pisarás terreno firme. No te desvíes de tu camino, evita el andar en malos pasos.”

(Proverbios 4, 25-27)


Tener objetivos en la vida es fundamental para realizarnos como personas felices. Ser infeliz es no tener lugares a los que queremos llegar.

Un estudiante no estudia… Un trabajador no trabaja bien… Un profesor no disfruta con lo que hace…, etc., etc. En el fondo, lo que ocurre en numerosos casos es que estas situaciones se dan porque no tenemos nada por lo que luchar ni nadie que nos espere…

Tener objetivos en la vida no es hacerse un programa insufrible y doloroso ni ser una persona neurótica. Los objetivos tienen que ayudarnos a ser más personas y ser más felices reconociendo a Dios como Dios y a los demás como nuestros hermanos.

Hay personas que están vivas y no saben qué hacer con la vida… No tienen objetivos claros y capaces de hacerles luchar por conseguir lo que desean, porque en el fondo no desean nada… Estos despistes nos hacen perder inútilmente la vida…


La Tarea de la Semana:

* Haz una lista de por lo menos los tres objetivos que tienes en la vida.

* Si no encuentras ninguno, puedes preguntarte qué te gustaría hacer de tu vida.

* Si los objetivos de tu vida no están claros, busca a una persona que te ayude a descubrirlos.

Ojalá que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno.