Texto:

Lo que realmente vale es tener fe, y que esta fe nos haga vivir con amor.
(Gálatas 5,6)

Podemos tener fe pero una fe a la defensiva que nos aleja del núcleo verdadero de Dios. La fe nos tiene que llevar a la experiencia profunda del amor que es Dios.

Hay personas que tienen fe pero que es una fe que se encuentra constantemente interpelada por la falta de empuje que produce la ausencia del amor. Amar para tener más fe y tener más fe para amar con mayor profundidad. Esta es una de las actitudes básicas del cristiano: crecer en la fe para seguir profundizando en el amor.

La fe da vida, el amor la pone en práctica.


La tarea de la semana:

1. ¿Qué lugar ocupa el amor en tu vida de cristiano?
2. ¿Qué personas en tu vida no son acogidas con amor? ¿Por qué?
3. ¿Qué debes hacer para que estas personas ocupen un lugar en tu corazón?

© 2003 Mario Santana Bueno.