Texto:

"Tú tienes compasión de todos, porque todos, Señor, te pertenecen; y amas todo lo que tiene vida, porque en todos los seres está tu espíritu inmortal."
(Sabiduría 11,26 12,1)

La compasión ("padecer con" otro), es uno de los sentimientos que tenemos que tener más a flor de piel. Somos rápidos para la ira, la ruptura y la enemistad, pero nos cuesta compadecernos del que es más débil que nosotros.

La debilidad tiene muchas y grotescas formas. Es débil, muy débil, quien piensa que tiene que matar a otros para lograr sus metas y objetivos. También es inmensamente débil quien cree que todos sus males son provocados por los otros. Es débil quien piensa que conseguir la felicidad es un imposible... La compasión nos hace ser más humanos y su falta nos deshumaniza. Hay que mirar con compasión al deshumanizado que dentro de su locura deshumaniza.

La única respuesta que podemos tener ante tanto dolor de las personas es la compasión. Dolores físicos y morales llenos de mil y un contraste, sólo se podrán superar si empleamos el remedio de la compasión humana. Lo demás será desesperarnos y angustiarnos ante la terrible encrucijada en la que nos ponen los deshumanizados de nuestro tiempo.

Ten compasión de los demás porque Dios tiene compasión de ti...

La tarea de la semana:

1. ¿De quién o quiénes te compadeces?
2. ¿Por qué no te compadeces de determinadas personas?
3. Intenta tender lazos de compasión ante determinadas personas.

Quiera Dios que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

© 2003 Mario Santana Bueno