Texto:

"Los que viven conforme a lo débil de la condición humana se preocupan sólo de las cosas humanas; pero los que viven conforme al Espíritu se preocupan de las cosas del Espíritu. Ahora bien, preocuparse solo de lo que es humano lleva a la muerte; en cambio, preocuparse de las cosas del Espíritu lleva a la vida y la paz. Los que se preocupan solo de las cosas humanas son enemigos de Dios, porque ni quieren ni pueden someterse a su ley. Por eso, los que viven sometidos a los deseos de la débil condición humana no pueden agradar a Dios.
(Romanos 8, 5-8)


Hay personas que viven estancadas en sus debilidades. Son personas mediocres que se recrean en sus propias insuficiencias, cobardes camuflados en la opinión que son como son porque Dios les ha hecho así…

Ser cristiano es ir más allá de nuestra propia humanidad y sus debilidades.

Dejar que el Espíritu nos transforme sólo lo podemos lograr si vemos cara a cara nuestras debilidades.

Hay personas que disfrazan sus neurosis con una aparente religiosidad. Son esclavos de las normas, de la puntualidad moral y del retraso en el amor.

Hay personas que piensan que ya no tienen remedio, que son como son. Se olvidan que la llamada transformadora de Dios siempre es actual. Prefieren estar lamentándose que superándose...

Hay personas perfeccionistas que son víctimas de sí mismas. No están a gusto consigo mismos y por eso no están a gusto con nadie. No dan ni vida ni paz a nadie, sólo tristeza y llanto. Están tan ensimismados consigo mismos que no se fijan que a su alrededor existen otras personas; existe Dios… Ellos siguen sólo pendientes de sí mismos y de sus estúpidas debilidades…

Hay que dejar siempre las puertas abiertas a Dios y, si no puedes por tu psicología, por tus manías, por tus cobardías dejar la puerta enteramente abierta, deja al menos alguna rendija para que el amor de Dios pueda, aunque sólo sea ligeramente entrar en tu vida y transformarte…


La tarea de la semana:

* Escribe en tu papel tus miedos y tus cobardías y pregúntate el origen de las mismas.

* Pregunta a personas cercanas cuáles creen que son tus peores defectos.

* Proponte superar un miedo en un plazo de 6 meses, para ello tendrás que buscar ayuda y apoyo en personas capacitadas.

Quiera Dios que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno.