Texto:

“Se dice: "Yo soy libre de hacer lo que quiera." Es cierto, pero no todo conviene. Sí, yo soy libre de hacer lo que quiera, pero no debo dejar que nada me domine."
(1ª Corintios 6, 12)


Somos la libertad que tenemos.

Si vivimos esclavizados a algo, al poder, al dinero, al prestigio, al qué dirán, al sexo… sólo vivimos en parte; la porción de vida que nos dejan las circunstancias…

Muchos de los sufrimientos que tenemos son debidos a nuestras faltas conscientes o inconscientes de libertad.

Ser libre no es poder hacer todo lo que uno quiera. Ser libre es saber lo que hay que hacer en cada momento para ser feliz. Si hay algo que te importa más que tu libertad, ésa es tu esclavitud.

Una de las grandes tragedias del ser humano es que llevado por los más grandes ideales se puede caer en la esclavitud de las cosas y de las personas.

Quien está esclavizado por un amor, quien está esclavizado por una ideología o por unas consignas, quien está esclavizado por el miedo y la ignorancia, quien vive preso de sí mismo... Tendrá grandes proyectos, pero ninguno llegará a realizarse porque sólo desde la libertad es como se llega a la plenitud de uno mismo. Creo que no me equivoco en decir que la libertad es uno de los nombres del amor…


La tarea de la semana:

* Escribe en una hoja de papel qué aspectos de tu vida te atan tanto que te impiden ser feliz.

* Pregúntate por qué están tan arraigados en ti.

* Intenta superar en los próximos diez años alguna pequeña deficiencia… (si te has extrañado por el tiempo… es que puedes estar esclavizado por las prisas…)

Quiera Dios que esta tarea que hoy comienzas te sirva para seguir creciendo el resto de tu vida.

©2003 Mario Santana Bueno.