Texto:

"Si te desanimas cuando estás en aprietos, no son muchas las fuerzas que tienes."
(Proverbios,24, 29).


Empezamos un año nuevo. Atrás quedan momentos tristes y alegres… Pero ahora nos fijamos más en lo que está por delante, el año que comienza, que lo que ha quedado tristemente atrás.

Algo así nos tiene que suceder en la vida. Saludar con buena cara cada momento, cada situación, cada problema que nos surja. Celebramos la entrada de año y brindamos por la felicidad y por la infelicidad que de seguro nos trae, y así y todo intentamos ser felices.

Hay que ser fuertes.

Ante las dificultades más grandes parece que nos debilitamos, cuando en realidad tendría que ser justo al revés…

Entrénate para que las fuerzas no te abandonen cuando más lo necesites. Entrénate para ver más allá del miedo y del dolor que nos trae el nuevo año.

Si empiezas el año lleno de buenos deseos para los demás, aprende a desearte cosas buenas para ti. Esfuérzate que cada día del año próximo sea una oportunidad bien aprovechada para ser feliz.

No dejes que el tiempo pueda contigo y con tus ilusiones.

Deja que Dios esté presente en ese primer minuto del año. Deja que tu yo se reafirme en tu interior, y sobre todo, ten el verdadero deseo de mejorar…

Año nuevo ¿Vida nueva?


La tarea de la semana:

* Intenta hacer un balance de este año que ahora termina.
* Busca los momentos más felices.
* Examina tu voluntad ¿eres capaz de ser fuerte ante los retos que te ofrece el año próximo? ¿Qué te falta para conseguirlo?

Ojalá que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno.