Texto:

"Muchos se han dejado engañar por sus propias ideas, y falsos pensamientos han desequilibrado su mente.
(Eclesiástico 3, 24)


Muchos de los sufrimientos de las personas se producen y viven en los pensamientos. Nuestra mente se alimenta de los pensamientos que le damos. ¿Cuántas veces hemos sufrido inútilmente por dejarnos llevar de nuestros pensamientos erróneos?

Cuando una persona se deja llevar excesivamente de los pensamientos, probablemente no dejará tiempo para vivir. Malvivirá atemorizada interiormente, llena de oscuridades y situaciones que le gustaría que nunca se hicieran presentes. Las personas que viven sólo de sus pensamientos negativos casi siempre, y sin motivos, sufren y hacen sufrir. Se hacen esclavos de sus ideas y poco a poco se van desequilibrando. Llega un momento donde confunden la realidad con los pensamientos y viceversa.

Tenemos que aprender a realizar la conversión del pensamiento y de las ideas. Hay que dejar que Dios llegue a nuestra mente y dejarnos transformar por Él. Mucho sufrimiento inútil se produce por nuestra falta de confianza en Dios.

El pensamiento inútil que nos agobia y entristece no procede de Dios, normalmente es fruto de nuestra inmadurez humana y espiritual.

Siempre estamos a tiempo de madurar y convertirnos.


La tarea de la semana:

* Escribe en un papel los pensamientos que te vienen una y otra vez y que te hacen sufrir.

* Busca ayuda de alguna persona que te pueda orientar en lo que te pasa.

* Intenta cambiar cada pensamiento negativo justo por su contrario, un pensamiento positivo.

Quiera Dios que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno