Texto:

"Así que no debemos cansarnos de hacer el bien, porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos. Por eso, siempre que podamos, hagamos el bien a todos, y especialmente a nuestros hermanos en la fe."
(Gálatas 6, 9-10).

El peligro que tienen las buenas personas no es que se hagan malas. El auténtico riesgo es que se cansen de hacer el bien.

Vemos a personas que están cansados de los esfuerzos y trabajos por los demás. El bien se nos puede convertir en algo monótono y sin ningún interés.

Para hacer el bien y mantenernos en la bondad, lo primero es evitar el desánimo que nos puede llevar a conclusiones más que dolorosas para nuestra vida.No hay nada más triste que ver una persona entrada en años, dándose cuenta que su vida entregada a los demás ha sido casi totalmente inútil, que ha sido estéril su esfuerzo y su ilusión...

Para hacer y mantenernos haciendo el bien es necesario que salga de lo más hondo de nosotros mismos, sólo así nos daremos cuenta que lo que entregamos a los demás no son las cosas que hacemos, sino que nos entregamos nosotros mismos, que entregamos la bondad que hay en nuestro corazón...

Cuida el bien que haces y cuida el ánimo diario con el que lo haces. Sólo así no te cansarás.


La Tarea de la semana:

1. Escribe cinco cosas buenas que has hecho en la última semana.
2. Pregúntate cuáles te han costado más y el por qué.
3. ¿Qué tienes que hacer para no desanimarte en el bien que haces?

Quiera Dios que esta tarea que comienzas esta semana la vivas cada día el resto de tu existencia.

©2003 Mario Santana Bueno