Texto:

"El que busca a Dios recibirá instrucción,
y el que madruga para consultarle, tendrá respuesta."
(Eclesiástico 33,14)

Hay personas que creen que ya no tienen nada que aprender. Se creen autosuficientes y cuando se encuentran con los demás hacen alardes de su individualismo. Tarde o temprano estas personas pasarán por situaciones donde realmente necesitarán de los otros.

Tenemos que ser lo suficientemente humildes e inteligentes para darnos cuenta que necesitamos estar aprendiendo. Cada circunstancia de la vida, cada suceso que nos perturba, lo sabemos poner en su sitio si hemos aprendido antes a saber encajarlo en nuestra vida diaria. Tenemos que aprender a mirar la vida como una aventura donde cada día podemos aprender infinidad de cosas y de situaciones, para hacer más felices a los demás y a nosotros mismos.


Tarea de la semana:

1. ¿Eres una persona humilde que te dejas enseñar por los demás? ¿Por qué?
2. Descubre cuáles son los puntos flacos por los que no te gustaría pasar en tu vida.
3. Intenta poner en práctica alguna cosa que te hayan recomendado hace poco tiempo.

©2003. Mario Santana Bueno.