Texto:

Mientras vivas y respires, no dejes que nadie te domine.
(Eclesiástico 33,21)

Muchas veces hay personas que buscan protección por parte de los demás de las maneras más dispares. Por no quedarse sin afectos prefieren dejarse dominar, entrar si es preciso en un chantaje emocional.

Hay situaciones donde las personas crean intencionadamente, unas auténticas redes de dependencias donde intenta someter a su voluntad la de los demás. Así somos los seres humanos tan complicados y tan frágiles a la vez.

Hay que estar al acecho para no dejar que nuestra voluntad dependa de la de otros.

Tenemos que ser libres porque sólo desde la libertad es como somos nosotros y como nos mantenemos en armonía con nuestro interior.


La tarea de la semana:

1. ¿Te sientes una persona libre? ¿Por qué?
2. ¿Hacia qué personas te sientes esclavizado?
3. Busca alguien que te ayude a superar la dependencia emocional.

© 2003 Mario Santana Bueno.