Los pequeños detalles de la vida

Vivimos en un mundo muy apresurado y con muchas cosas por hacer. Estamos todo el día muy ajetreados con muchas tareas pendientes. Nos olvidamos con frecuencia de los pequeños detalles que nos ofrece nuestra relación con los demás y el propio discurrir de la vida.

¿Qué son los pequeños detalles?
Son esas situaciones que sin gran inversión de tiempo o economía nos hacen sentir más felices.
Pequeños detalles son la sonrisa, la mirada cálida, el hacer reír al otro, facilitarle las cosas a los demás, tener un trato cordial con los que te rodean... Estos y otros muchos gestos son los que nos hacen tener una vida más agradable con nosotros mismos y con los demás.

¿Qué podemos hacer para tener en cuenta los pequeños detalles en nuestra vida diaria?
- Ten en cuenta a las demás personas. Interésate por su vida y su realidad.
- Visita a los que están enfermos en visitas cortas (no des la paliza al enfermo), pero sincera.
- Trata de tener en cuenta los cumpleaños y aniversarios de tus amigos. No te olvides de felicitarles en cada ocasión que lo requiera.
- Apoya con tus palabras y deseos sinceros a los que tienen la moral más baja.
- Cuando alguien tenga un problema o dificultad haz que se fije más en las soluciones que en el problema.
- Sé una persona fiable y eficiente. Que los demás puedan confiar en ti.
- Ten mucha prudencia en lo que hablas. Muchas personas meten la para porque dan a otros informaciones que obtuvieron en una conversación privada con otra persona.
- Trata de mantenerte sereno cuando estés delante de una persona nerviosa.
- Invita a alguien a tomar un café en el bar y así charlar y conocerse un poco más.
- Nunca hables mal de nadie y trata de disculpar las deficiencias ajenas.
- Cuando vayas por la calle o te encuentres a otra persona conocida en tu trayecto salúdale con cariño sincero.
- Vive siempre en la verdad. No ocultes tus principios por cobardía o por miedo a quedar mal con los demás.
- Sé amable en el trato con los demás.
La lista se hace interminable porque cada persona tiene que ir descubriendo los pequeños detalles que puede realizar en su ambiente y circunstancia concreta.

¿Qué produce el cuidar los detalles?
- Estar más a gusto contigo mismo.
- Mejora las relaciones con los demás.
- Colaboras a crear un mejor ambiente en tu familia, trabajo, comunidad...
- Te sientes más creativo y realizado.

Quien no cuida los detalles probablemente se encontrará justo al revés de lo que decimos. Será muy probablemente y sin saberlos un creador de tensiones que en nada le ayudaré ni a él ni a los demás que el rodean.