VENCE TUS MIEDOS

La ansiedad y el temor forman parte de la naturaleza humana normal. Sólo se convierten en un problema de salud cuando se siente temor o ansiedad en situaciones inofensivas, interfiriendo de modo notable nuestra vida cotidiana, personal o social.

Para superar los miedos no hay que automedicarse, o meterse en el alcohol o la droga para evadirse de los problemas. Tampoco hay que acudir a la brujería o esoterismo intentando que esas prácticas nos curen.

Para superar los miedos la mejor manera es combatirlos aunque nos cueste. La mejor manera de vencer al miedo es no teniéndole miedo.

Hay que aprender a relajarse para tener la mente clara. Cada persona debe buscar qué actitudes o ejercicios le dan serenidad y paz interior. Para ello tiene que poner de su parte. Hay personas que ponen más dedicación en mantener sus miedos que en superarlos.

Tenemos que entrenarnos una y otra vez para aprender a relajarnos. Es como el entrenamiento físico. Cuanto más lo hacemos más avanzamos.

Es muy importante aprender a detectar anomalías o problemas en nuestra vida diaria, y por supuesto tenemos que aprender a hacerles frente. Aprender a descubrir estos pequeños problemas puede ayudarnos a prevenir que pequeños problemas se transformen en grandes embrollos.

Hay que tener la mente clara y no dejarnos arrastrar por las dificultades. Ante cualquier emoción negativa, resulta fundamental tener claro que no son las situaciones las que nos perturban, sino lo que pensamos sobre ellas. Nuestras emociones se producen por la interpretación que hacemos sobre el mundo que nos afecta, a nivel personal, de pareja, familiar, laboral, académico...

Un requisito imprescindible es una buena autoestima. Es importante que estemos a gusto con nosotros mismos. Mantener una buena opinión sobre uno mismo requiere pensar con claridad sobre quienes somos y queremos.

Hay que plantar cara a las situaciones, sensaciones y pensamientos temidos. Esta es también una buena forma de superarlos. Cuando estamos luchando contra nuestros miedos y caemos, no debemos alarmarnos. El caer es normal. Lo importante es tener bien claro qué queremos y cómo debemos superar nuestros miedos y ansiedades. Hay que potenciar lo que te hace bien en tu lucha contra los miedos. Si ves que algo te ayuda, pues hazlo con más y más frecuencia.

En el caso de que tú no sepas encontrar soluciones por ti mismo lo mejor es que pidas consejo a un profesional.

Trata de rodearte de personas que estén acostumbradas a superarse a sí mismas, a luchar contra sus sensaciones y emociones negativas. No hagas caso a los cobardes, a los que se derrotan con facilidad. Necesitas creer más en ti mismo y en tus posibilidades.